Apoyo a nuestros hermanos de Acaxochitlan, Hidalgo



20 de Octubre 2015

En COMEPZ no pretendemos cambiar el mundo, por mucho que nos gustaría, nos preocupamos por poder mejorar la vida de quienes tuvieron menos fortuna. Se trata de cambios a nuestras posibilidades que resultan significativos para aquellos por los que se hace este tipo de colectas.

Acaxochitlan es un pueblo MÁGICO indígena. Muchos de ellos hablan náhuatl y español. Pero como bien nos pudimos dar cuenta que hay muchos jóvenes que decidieron abandonar la lengua madre y solo aprender el español por cuestiones laborales, que sin el idioma español no tendrían tantas oportunidades para conseguir empleo. Al llegar de noche la grandeza y hermosura del lugar era difícil de apreciar al igual que la neblina impedía el acceso visual a la carretera por la que viajábamos, pero con el simple hecho de saber que llegaríamos era más que suficiente, no sabíamos a lo que nos enfrentaríamos pero la emoción nos hacía imaginar miles de cosas.

Al llegar fuimos recibidos por la hospitalidad de la ing. Olga Montufar Contreras y por su esposo el Lic. Mario Licona Hueyotenco con los cuales pasamos una velada inolvidable, llena de risas y anécdotas quedándonos con las ganas de nuestro “refresquito”.

El equipo COMEPZ al siguiente día decidimos madrugar para llegar temprano a las comunidades y si nos daba tiempo podríamos pasar a otra comunidad más, para sorpresa nuestra al momento de salir de la CABAÑA quedamos asombrados de la vista natural que nos brindaba ese hermoso lugar.

Para poder entrar a una comunidad debemos de pedir permiso a su “juez o delegado” ya que ellos no se rigen de la misma forma que nosotros.

Al llegar a la comunidad recibimos indicaciones por parte del ing. Olga y el Lic. Mario “todos deben de estar formados, niños en una fila, niñas en otra, señoras con bebes en otra, señores y personas de la tercera edad en otro, para que no se molesten y haya una distribución equitativa para todas las familias”

Los niños al ver los juguetes se les ilumino la carita y un grupo de niñas llegaron gritando “es cumpleaños de ella, es su cumpleaños, mira, mira vinieron por tu cumpleaños” la niña solo sonreía y era la niña más feliz en ese momento.

Tuvimos que estar mentalizados para no poder cambiar juguetes que a los niños no les gustaran, ya que si lo hacíamos se prestaría a que todos los demás niños quisieran cambio de juguete y no todos tuvieran el que les gustara y podrían pelearse.

Los niños y los adultos en ningún momento dejaron de agradecer la ropa, zapatos, despensa, cobijas y los juguetes que les llevamos.

Gracias comunidad COMEPZ y Público en general por hacer a muchas familias y NIÑOS felices en un día normal para ellos.

Nos quedamos con la mención de una madre de familia cuando veníamos de regreso “adiós adiós nos vemos el próximo año”, en realidad lo que ella no sabe es que queremos regresar antes y aportar más granitos de arena para ellos.

Una vez más la comunidad COMEPZ realizo algo que para muchos es algo imposible, pero si nosotros podemos ser la vía de entrega lo seguiremos haciendo.

¡Gracias por enseñarnos a compartir un vaso de refresco aunque sus condiciones no sean las mejores y ese refresco forme parte de su sustento económico!.